Saturday, August 07, 2004

EL ORIGEN DE LOS JUEGOS


"Así como las antiguas y primitivas religiones del mundo muestran profundas similitudes en sus ritos para invocar la fertilidad o en su adoración al Sol y a la Luna, muchos juegos parecen ser comunes a los seres humanos de diversas partes del Mundo. Aunque pueda parecer lo contrario, esta comparación no está traída por los pelos: muchos juegos que ahora pasan por ser meros pasatiempos infantiles son, en realidad, reliquias de antiguos ritos religiosos que, a menudo, se remontan a los albores de la humanidad. La lucha de la cuerda, por ejemplo, es una dramatización de la pugna entre oráculos; incluso el avión ( o invernáculo ) tiene que ver con los antiguos mitos sobre laberintos y ha sido adaptado, más tarde, para representar el viaje cristiano del alma, desde la Tierra hasta el Cielo. En el palacio de Medinet Haboo de Tebas, en el Alto Egipto, hay una pintura mural que muestra a Ramsés III, de la XX dinastía, enfrascado en un juego de tablero con la diosa Isis, esposa de Osiris, Señor de la Muerte. Herodoto, el historiador griego, cuenta que a veces el faraón resultaba vencedor en esos encuentros y que a veces perdía. En el capítulo diecisiete del Libro de la Muerte egipcio hay una referencia a un juego practicado después de la defunción, en el que los jugadores son los espíritus que han abandonado la vida terrena y que moran en el Mundo del más allá.
Los juegos de echar a suertes, como los dados y las tabas, daban la oportunidad a los seres humanos de consultar a los dioses para tomar decisiones difíciles. Y el resultado de juegos emprendidos entre campeones era interpretado por sacerdotes u otras personas capacitadas para leer el futuro. Incluso en 1895, mientras los franceses atacaban la capital de Madagascar, la reina nativa y su pueblo tenían más fe para conseguir la victoria en el resultado de un juego de predicción llamado fanorona, practicado por los adivinos, que en su propio ejército. ¿ Quién no ha lanzado alguna vez una moneda al aire para tomar una decisión ?."
R. C. Bell, Introducción del libro "Juegos de todo el Mundo" (1978)

No comments: